20
Feb 14

Facebook, WhatsApp y el poder de la información

Hoy la noticia del día ha sido la compra de WhatsApp por 16.000 millones de dólares por parte de Facebook.

Con este movimiento Facebook se hará con el dominio de la mensajería mundial. Hasta el momento lo intentó de mil maneras con su Messenger, que sólo ha tenido aceptación en EE.UU. pero con la compra de la compañía de mensajería la cosa cambia.

WhatsApp no sólo domina el mercado sino que ha sido el culpable de la muerte del SMS. Cuenta con 450 millones usuarios activos al mes de los cuales 320 lo son a diario.

La política de la aplicación supuestamente – según sus responsables – seguirá igual. Nada de anuncios, cuota mensual nominal, anonimato e independencia. Lo dudo.

whastsbook

A muchos les ha parecido que la cifra de compra es una auténtica locura, viendo la diferencia con otras compras como la de Skype por Microsoft (6.000 millones) o Youtube por Google (1.500 millones), pero la realidad es que esta cifra no es disparatada cuando tu negocio es el Big Data y la venta de la información de sus usuarios a otras compañías.

Todos se sorprenden además de que Facebook tenga tanta pasta como para pagar esa ingente cantidad de dinero por WhatsApp “¿Cómo es posible que una red social gane tanto dinero?” Pues porque la información es poder y es algo que se sabe desde hace mucho en este mundo. Zuckerberg nunca ha sido un tío original ni ha descubierto la rueda, pero ha sabido explotar la idea de otros en este aspecto mejor que nadie. Por otra parte, tampoco es un tío respetuoso con la ética y la moral. Si habéis visto la red social sabréis como la idea de Facebook surgió cuando un mezquino Zuckenberg ante tanto rechazo por parte de sus compañeras de universidad, decidió hacer una red social en Harvard donde puntuar a sus compañeras como si de carnaza se tratara.

Ya hemos visto la relación de amor incondicional entre Facebook y la NSA. En la red social hay información personal, laboral y de relaciones de amistad de millones de personas. Datos muy jugosos para cualquier organización que quiera controlarte, espiarte o simplemente acosarte con anuncios que no has pedido. Esa venta de datos a la NSA y otras compañías e instituciones que ni siquiera conocemos, es lo que hace a Facebook tan rica.

Ahora al comprar WhatsApp, Facebook tiene la mensajería móvil de la mayoría de población mundial, datos que además podrá cruzar con los que ya tiene de su red social. No os creáis que no se va a mercadear con esa información por mucho que digan, ya vimos en los papeles de Wikileaks que su mayor comprador es el servicio de inteligencia yankee.

Ahora muchos claman por la alternativa de Telegram, pero no olvidemos que Telegram es un servicio de mensajería perteneciente a VK, la mayor red social de Rusia, así que más de lo mismo, quitando el hecho de que en Rusia ni siquiera te tienes que cortar para mercadear con datos sensibles, ya que allí la Ley de Protección de Datos es poco más que una fantasía.

¿Qué ocurrirá por tanto con la mensajería mundial? Auguro que la mayoría de gente no cambiará de servicio, por mucho que la privacidad de sus datos esté en entredicho. La gente no suele ser consciente de lo que eso supone. Los que sí lo sean no les quedará más narices que tragar, porque es la única forma de poderse comunicar hoy en día con los demás.

Share
4
Nov 13

Con la NSA hemos topado

Es oficial, la NSA nos espía las comunicaciones.

O-rlyOh, ¿really?

No paran de hablar sobre si espiaron las conversaciones de Merkel u Holland, o si el CNI dio meta-datos a la NSA de los españoles. Ahora bien, la pregunta que yo me hago es: ¿Acaso nos cogió por sorpresa?

Los internautas desde hace ya algunos años solíamos hacer coñas por chat o correo diciendo palabras clave como "Allahu Akbar, Bomb o Kill Bush" y vacilando sobre lo que tardaría en llegar la CIA a casa (yo misma lo he hecho). Vamos, que quizás no era oficial, pero algo nos olíamos (como con la corrupción española), aunque la mayoría pensaba que creer que el gobierno americano espiaba las conversaciones de grupos tan amplios de población, era de magufo y conspiranoico.

Ahora bien, si que ha resultado sorprendente para muchos saber que eran las propias empresas - y países, como ha pasado con los metadatos españoles cedidos por el propio CNI - las que dejaban las puertas abiertas intencionalmente para que la NSA pudiera espiar a gusto, y más cuando son empresas como Google, cuyo lema "Don't be evil" ha calado en más de algún fanboy.

No se ha escapado ni la Emperatriz de Europa, Ángela Merkel, la cual ya ha hecho patente su malestar (no como los serviles lameculos del gobierno español) al conocer que sus comunicaciones, incluidas las personales, fueron interceptadas por el gobierno americano.

NSA-espionaje

Obama por su parte intentó "arreglar" la imagen de mierda ante sus aliados diciendo que espiaría sólo lo que le hiciera falta. Tócate los huevos.

Y mientras tanto en la prensa conservadora ahi están, justificando esta fragante violación a la libertad individual (esa que tanto adoran los capitalistas), porque claro, son la gran potencia y no podemos quejarnos. Al capitalismo no se le planta cara, se le ríen todas, absolutamente todas, las gracias, y si eso signicia defender un acto contrario a los fundamentos del propio capitalismo porque lo ha hecho el país fanboy por excelencia del capitalismo, pues oye, se hace xD

De todas formas esto lo que ha dejado en evidencia es la dependencia tan clara que tenemos el mundo entero de las tecnologías made in USA, y como estos aprovechan esa supremacía para espiar todos nuestros movimientos en la red, lo cual supone hoy en día, con dispositivos móviles como los de ahora - muchos con Android, made in Google, la de "don't be evil except you are not yankee" - que la NSA sabe hasta cuando vas a hacer de vientre.

Europa debería de pensar si esta dependencia es inteligente, y si no somos capaces nosotros mismos de hacer productos propios que limiten todo lo posible la necesidad de utilizar software y hardware de USA. Sin ir más lejos, Europa se dejó una ingente cantidad de dinero en su propio sistema de geolocalización, el Galileo, mucho más preciso que el GPS, y ajeno a su naturaleza militar. No obstante, los dispositivos se siguen fabricando utilizando GPS, y Europa en vez de intentar cambiar las tornas (fomentando la creación de hardware europeo) prefiere tener un montón de satélites carísimos sin darles un verdadero uso.

Así que, en resumidas cuentas, ¿de quién es la culpa? ¿De Estados unidos por espiar o nuestra por dejarnos?

Share
Tags: ,