8
Mar 16

Otro 8M sin igualdad

Otro 8 de Marzo. Otro día de la Mujer que pasa por nuestro calendario sin que las cosas cambien.

Seguimos cobrando menos, un 18,9%, y los puestos de dirección siguen siendo para nosotras terreno vedado, habiendo solamente un 4% de directivas mujeres pese a que actualmente se licencian más mujeres que hombres en la universidad española, y con mejores calificaciones.

Seguimos ocupándonos casi en exclusiva de la crianza de los hijos, y lo que es peor, con una de las bajas por maternidad más precarias de Europa, de tan sólo 14 semanas.

Y el mayor drama de todos: pese a la Ley de Violencia de Género de hace 12 años, seguimos teniendo decenas de asesinadas por violencia machista: cincuenta y siete en 2015, once en lo poco que llevamos de año.

we-can-do-it

Celebramos todos los años el Día de la Mujer, pero nada cambia. Nos dan una rosa, porque somos seres débiles, nos montan manifestaciones y actos, hacen homenajes a las grandes figuras del feminismo y llenan informativos con reportajes llenos de datos, pero, una vez pasa el día, nadie se acuerda de las injusticias que hoy se destacan. ¿Qué tal si nos ponemos manos a la obra el resto de 364 días del año?

Necesitamos revisar la Ley de Violencia de Género y ver en que falla, porque obviamente es insuficiente a la hora de acabar con la lacra de la violencia machista.

Necesitamos legislar para que los salarios de las mujeres jamás sean inferiores que los de los hombres, así como obligar a las empresas a tener cifras paritarias en todos sus puestos.

Necesitamos también, no sólo las mujeres, sino los hombres también, bajas de maternidad y paternidad más amplias y compartidas de forma obligatoria. Que la crianza de nuestros hijos sea de verdad cosa de dos, y no siempre recaiga en nuestras espaldas.

Necesitamos una educación que instruya a nuestros jóvenes sobre la importancia y necesidad de tener una sociedad igualitaria: en colegios, institutos y universidades. Para eso también necesitamos profesores que no relaten temarios como loros, sino profesores concienciados y comprometidos que se crean sus propias enseñanzas.

Necesitamos también menos programas, películas y anuncios que cosifiquen a la mujer y la releguen exclusivamente al terreno de la sexualidad.

En resumidas cuentas, necesitamos trabajar día a día en traer la igualdad a la sociedad, pero no con palabras, sino con leyes y formación. Y sobre todo, tenemos que ser nosotras las que nos empoderemos y luchemos de forma activa por ello, porque no se puede crear un marco igualitario que nos tenga en cuenta si no es a partir de nuestras propias manos.

Artículo publicado en El Boletin:

Otro 8M sin igualdad

Share
23
Mar 15

¡Vivan las cadenas andaluzas!

Desde ayer tengo una sensación de incredulidad y bochorno compartida por muchos españoles. El mismo sentimiento de vergüenza ajena que también sintieron muchos de nuestros antepasados al contemplar como gran parte del pueblo español gritaba “¡Vivan las cadenas!” en apoyo al régimen absolutista que en 1814 abolía las Cortes de Cádiz. Porque eso son los resultados de las elecciones andaluzas, una oda popular servilista.

Los andaluces han decidido apoyar la corrupción. No les importa que haya 227 imputados por los ERE y tengan la dudosa “honra" de ser la comunidad autónoma con mayor número de imputados.

Tampoco les importa ser la comunidad autónoma con mayor pobreza y tasa de desempleo, de tener la región con mayor fracaso escolar. Han avalado una vez más con su voto a aquellos que han convertido a Andalucía en un pasto de temporales del sector agrícola y turístico, subsidiarios de las migajas en forma de ayudas que jamás solventarán su situación.

esclavo_andaluz

A los andaluces les da igual ser la comunidad que más dinero recibe de España y peor lo gestiona, o quizás sea ese el verdadero quid, que les gusta que este dinero se gestione mal y por eso, una vez más, vuelven a dar su voto a aquellos que llevan instaurando un sistema de amiguismo durante 30 años.

Sergio Pascual, de Podemos, tuvo la temeridad en campaña de criticar las redes clientelares existentes en Andalucía con la gestión del PER, de que haya pueblos enteros donde la gente viva única y exclusivamente de los designios del señorito de turno (antes noble, luego franquista y ahora del PSOE, pero siempre de manos de un señorito). Algunos ya avisaron de que semejante acto de sinceridad costaría muchos votos, como así ha sido.

Pero este derroche de sinceridad tan atípico en la clase política era necesario, porque para que Andalucía deje esta situación de pobreza y exclusión hay que dar un giro de 180% al tejido productivo de la región, y eso pasa porque el famoso PER deje de ser el método de subsistencia mayoritario de muchos ciudadanos. Es una pena que los andaluces no sean capaces de ver esta realidad pese al aval de siglos de miseria.

Quizás haya pecado de cándida, igual que pecó Benito Pérez Galdós cuando hablaba del bipartidismo en 1912 y predecía que pasaría un siglo antes de que el pueblo español tuviera los políticos que se merecían.

Muchos ayer teníamos la esperanza de que el pueblo español tuviera la suficiente valentía de dejar de ser siervo para convertirse en verdadera ciudadanía, de que precisamente fuera una región humilde y maltratada históricamente la que fuera precursora del cambio.

Los andaluces y todos los españoles por ende, hemos vuelto a perder la oportunidad de ser un país verdaderamente democrático, de ser dueños de nuestro propio destino. Una vez más apostamos por ser siervos al grito de “¡Vivan las cadenas del PSOE!”

Artículo publicado en El Boletin:

¡Vivan las cadenas andaluzas!s (El Boletin)

Share
3
Feb 15

Crónica de la expulsión de los pobres de la Universidad

aula-vacia

Estos días el sector universitario está en pie de guerra debido a la reforma educativa de Wert, denominada popularmente como "3+2". Una reforma que, pese a parecer que es un intento por equipararnos con el resto de Europa, no es más que la enésima reforma para echar a los pobres de la universidad.

Cuando allá por el 2005 comencé la carrera, una de las primeras cosas que hice fue meterme en delegación de alumnos. Fui más tarde miembro de Junta de Escuela y viví toda la realización de los nuevos planes Bolonia con el gobierno del PSOE. Duré poco tiempo más en delegación, porque aquel año me quedó claro que los alumnos no teníamos ni voz ni voto en las tomas de decisiones de la Escuela, pero al menos esos dos años me sirvieron para entender el despropósito que se estaba llevando a cabo con la implantación del Plan Bolonia.

Ya desde el inicio a los representantes de delegación nos quedó muy claro que lo que se estaba realizando con el beneplácito de la ANECA era a todas luces una chapuza, y así lo hicimos saber, aunque de poco nos sirvió.

A excepción de países como Grecia, Bulgaria o Escocia, ningún país de la Unión Europea apostaba por la fórmula de los 4 años. Para adaptar diplomaturas y licenciaturas, se decidió duplicar titulaciones similares por cada una de las antiguas titulaciones, para que así nadie se quedara sin su cortijo particular. Las primeras añadieron a sus planes asignaturas específicas que extendían conceptos ya vistos en las anteriores y en el caso de las superiores, se recortaba un año y para ello quitaban asignaturas muy importantes. Para titulaciones similares podíamos tener cuatro o cinco grados diferentes, creando una confusión total entre los estudiantes recién salidos del instituto.

Por otra parte, los planes tenían un enfoque claramente mercantilista y de baja preparación, por lo que equivalían en muchos casos a una FP. Con el plan Bolonia se creaban individuos válidos para el mercado laboral, pero carentes de una formación que les diera una proyección que permitiera ampliar conocimientos en el futuro.

A eso había que añadir que el Plan Bolonia implantaba la asistencia obligatoria a clase, la evaluación continua, y por tanto, el aumento de horas lectivas fuera de la universidad. Aquella reforma cercenaba el acceso a la universidad de aquellos que compaginábamos trabajo con estudios y dejaba el postgrado sólo en manos de aquellos que pudieran permitirse pagar el elevado coste de un Máster.

De las convalidaciones poco o nada se habló. Lo que allí primaba era sacar lo antes posible un plan de estudios validado por la ANECA y ser los primeros. De nuevo las universidades sólo buscaban más matriculados, más dinero. Poco importaba la preparación con la que salieran los alumnos.

El primer año de implantación las universidades crearon otro "sacacuartos": los cursos puente. Estos cursos estaban enfocados a aquellos titulados del plan antiguo que quisieran obtener el grado. Para ello tenían que pagar la convalidación de todos sus créditos anteriores (una pasta), y matricularse de 5 o 6 asignaturas, a cursar en un año. Muchísima gente motivada por más de un profesor, entró en estos cursos puente y obtuvieron así una convalidación que con la reforma planteada ahora, les hubiera salido gratis. Por mi parte decidí ignorar esta opción. En primer lugar porque yo ya tenía un trabajo a tiempo completo que me impedía cursar nada de Bolonia, y en segundo lugar porque accediendo a un master de un año tenía la misma convalidación casi por el mismo coste, con la salvedad de que los masters tienen horarios más compaginables, son más valorados y te especializan mucho mejor que aquel curso puente. Quizás haya sido de las pocas decisiones buenas que he tomado en mi vida universitaria.

Como de costumbre, la llegada de un nuevo gobierno ha supuesto una nueva reforma educativa, porque en este país las materias que deberían ser de estado son utilizadas sistemáticamente para hacer campaña electoral.

Después de un lustro se decide por fin hacer caso a la petición de utilizar el modelo 3+2 del resto de países del entorno, es decir, grado de 3 años y postgrado de 2 años vía master, eso sí, tras ampliar los precios de las matriculas salvajemente tanto para grado como para master. Además se hace sin orden ni concierto, ya que se permite 4+1 o 3+2 según gustos de la universidad (lo que ocasiona un auténtico locurón a la hora de homogeneizar las titulaciones entre universidades).

En los países que se aplica la fórmula 3+2, como son Alemania o Francia, los precios de los créditos son muy inferiores a los precios en España. Además, los precios de master son prácticamente idénticos al grado. Otros países como Reino Unido, con tasas superiores a la media como la española, compensan dando un elevado número de becas. Cualquiera de las dos opciones permite que aquellos que provengan de familias humildes, es decir, la inmensa mayoría, puedan tener la opción de estudiar una carrera. En el caso de España no sólo tenemos uno de los precios por crédito más altos de Europa y una de las mayores diferencia de precio entre grados y masters, sino que las becas se han convertido en leyendas urbanas.

Por tanto, solo hay que sumar 3+2 para ver que esta nueva reforma excluirá a más estudiantes aún si cabe de poder acceder a la educación universitaria, volviendo de nuevo a aquellas épocas que algunos tanto añoran en la que los pobres siempre eran pobres y no tenían posibilidad alguna de salir de una exclusión social impuesta por el régimen.

Bienvenidos a la nueva vieja España Universitaria del PP.

Artículo publicado en El Boletin:

Crónica de la expulsión de los pobres de la Universidad (El Boletin)

Share
25
Nov 14

25N: Aún nos queda mucho camino por recorrer.

Hoy, 25N, es el día Internacional contra la Violencia de Género, y aunque la lucha contra esta lacra debe de ser diaria, nunca está de más que existan estos días para sentarnos a hacer balance de lo conseguido hasta ahora y de los retos que nos quedan.

Que la sociedad está más concienciada sobre la violencia de género es un hecho. Desde hace ya más de una década los movimientos sociales y los medios de comunicación se volcaron en visibilizar este drama y el bombardeo constante de información dejó huella. La gran mayoría de la población actualmente rechaza la violencia: Si vemos un episodio de violencia de género en la calle no dudaríamos en llamar rápidamente a la policía o defender a la víctima, mientras que hasta no hace demasiado la gente dejaba que “cada uno arreglara sus problemas domésticos”.

Las víctimas por su parte cada vez tienen menos miedo a denunciar a sus maltratadores, en gran medida gracias a Ley contra la violencia de género. Ésta asegura que los maltratadores pasarán automáticamente a la cárcel y que las víctimas contarán con la protección y cuidado del estado necesarios. En muchos casos el hecho de depender de sus maltratadores, ocasiona que muchas víctimas se mantengan en silencio. La ley de igualdad también ha ayudado equiparando los derechos de la mujer en el trabajo y dándonos mayor independencia.

Como digo hemos avanzado bastante, pero aún nos quedan muchas cosas en las que seguir trabajando y mejorando.

Las cifras de maltrato de género siguen siendo prácticamente las mismas desde los últimos 10 años, por mucho que hayamos avanzado en la lucha contra la violencia de género. En parte esto es debido a que los medios que ofrece el estado siempre han sido escasos – está muy bien hacer leyes pero sin dotaciones es como no hacerlas – y más en los últimos años.

Por otra parte, está surgiendo un peligroso repunte machista, en muchos casos en gente joven, precisamente por culpa de que algunos mecanismos de la Ley de Violencia de Género pueden crear situaciones del todo injustas.

Es una necesidad que al denunciar el posible maltratador ingrese automáticamente en un calabozo, que la víctima se le lleve a centros de acogida, etc. Aunque para algunos parezca “injusto” porque no es lo habitual en otro tipo de agresiones, hay que tener en cuenta el peligro que soporta la víctima al denunciar en los casos de violencia doméstica. El problema no son estas medidas cautelares, sino que no se castigue de forma ejemplar a quien hace uso de ellas de forma ilícita.

Habría que castigar duramente a las mujeres que denuncian falsamente por malos tratos a sus parejas. Estas denuncias son prácticamente marginales en el total, pero por desgracia hacen mucho daño al ser utilizados por determinados colectivos para satanizar la ley de igualdad y por ende a la mujer.

No hay cosa más repugnante y deleznable que una mujer utilizando los recursos de otras mujeres maltratadas para hacer daño a otra persona. Esta gentuza no diré que merece la pena de un maltratador, porque obviamente no son delitos equiparables, pero deberían de pasar unos cuantos años a la sombra. Si una mujer denuncia a un hombre de malos tratos y se demuestra que ese hombre es inocente, acto seguido la propia fiscalía debería abrir diligencias contra la mujer, y en caso de ser ésta culpable, como digo, aplicar penas contundentes.

Por otra parte, la Ley de Maltrato de Género se hizo pensando exclusivamente en las mujeres y no tuvo en cuenta a otros colectivos maltratados a parte del femenino.

25n

Los hombres también sufren violencia, la cual también debemos perseguir al igual que la violencia machista. Las parejas de gays, por ejemplo, no se les aplican las mismas medidas, ni tampoco a los hombres heteros maltratados por sus mujeres (que los hay). Este es uno de los frentes donde más nos queda por hacer. Basta buscar fotos del 25N, como he estado haciendo para este artículo, y ver como el violeta y los símbolos femeninos copan por completo Google. Es lógico en parte porque principalmente la violencia de género la sufre la mujer, pero no podemos olvidarnos, como digo, del resto de víctimas.

En cuanto a la tan criticada ley de Igualdad, creo que es muy necesaria, pero debería de sufrir algunos cambios que la hagan tender precisamente a eso, a la igualdad, y no a la discriminación positiva como hasta ahora. Sigo creyendo que el tener un 50 / 50 de hombres y mujeres en el trabajo tiene que seguir manteniéndose, hasta que se normalice la situación de las mujeres, pero habría que ir más allá. Por ejemplo, uno de los mayores hándicap de la mujer en el mundo laboral es que puede quedarse embarazada. ¿Por qué no introducimos un periodo de maternidad que sea compartido de forma OBLIGATORIA por igual entre el padre y la madre?

Por último hay otro factor que ocasiona este repunte machista y debemos atajar: la influencia de determinadas culturas y creencias claramente machistas.

Se puede respetar una cultura y acoger a la gente que viene de fuera, pero no se deben permitir tradiciones bárbaras como la sumisión de la mujer en algunas corrientes islamistas. Hay que perseguirlo, sí, pero sobre todo educar a esos colectivos de que nada tiene que ver el maltrato con sus raíces e identidad.

Cuando hablamos de víctimas de violencia de género pocas veces tenemos en cuenta a los millones de mujeres y gays que están sufriendo brutalmente la violencia de género en países fundamentalistas.

Se bombardeó Afganistán y ahora se hace con el Estado Islámico, pero jamás movidos por las lapidaciones y torturas atroces que sufren estos colectivos. Los talibanes maltrataban mujeres y gays cuando eran grandes combatientes en Rambo II, igual que cuando occidente les bombardeó en busca de Bin Laden. Hay países como Arabia Saudí, una de las mayores dictaduras absolutistas que existen y donde menos se respetan los derechos de género, de las que nadie dice nada, porque tienen petróleo y nos lo venden.

Como veis, queda un camino larguísimo con muchos retos, pero tenemos que ser cada uno de nosotros, los ciudadanos anónimos, los que persigamos esta lacra.

Si en la casa de al lado se viven episodios violentos no te calles y denuncia. Si tienes una amiga que ha denunciado a su ex falsamente de maltratos y te lo confiesa, denúnciala. Si tienes un amigo que sufre malos tratos de su pareja pero tiene vergüenza de denunciar, dale todo tu apoyo y fuerzas para que dé el paso. Si sabes de países donde se vulneran sistemáticamente los derechos humanos y de género, pídele a tu gobierno que intervenga, que para eso estén las misiones internacionales, no para enriquecerse expoliando a otros.

Como todo cambio social, es necesaria la colaboración de TODOS para que dentro de 20 años las cifras de maltrato de género sean 0.

Vamos por el buen camino. Sigamos trabajando como hasta ahora.

Artículo publicado en El Boletin:

25N: Aún nos queda mucho camino por recorrer (El Boletin)

Share
24
Sep 14

Cómo abaratar un sector próspero: Guía de la Comunidad de Madrid

A primeros de este mes la Comunidad de Madrid anunció que iba a incorporar una asignatura obligatoria de Programación en la ESO, aunque fuera, eso sí, la comunidad con menor ratio de ordenadores por clase. Según Ignacio González la idea era formar a los jóvenes de cara a un futuro laboral donde las nuevas tecnologías tendrán una presencia generalizada.

Todo esto puede parecer genial. En Reino Unido por ejemplo se lleva enseñando programación desde hace años. No obstante, como todo lo que se hace en este país, lo que se pretende no es tener futuros ciudadanos formados, sino futuros esclavos.

Ya en el anuncio inicial, Ignacio González y Lucía Figar dejaron ver algunas de las áreas que darían los alumnos: creación de webs, aplicaciones móviles y robótica. Las dos primeras partes tienen el objetivo obvio de formar a los alumnos en la programación más extendida en el sector nacional, y robótica aunque tiene poca aplicación en desarrollos españoles, sí que sería una buena motivación para los chavales, aunque difícilmente un estudiante de ESO podrá hacer grandes cosas en esa área con sus conocimientos en física y matemáticas.

alierta-ignacioIgnacio González cerrando su futura jubilación en Telefónica

Desde el minuto muchos sospechamos que la intención del gobierno del PP no era otra que malformar chavales que según terminen ESO puedan incorporarse como programadores al mundo laboral cobrando una miseria, y devaluando todavía más el único sector que no va mal en este país. La confirmación ha sido el anuncio de que Telefónica se encargará de la formación de los profesores de secundaria que tengan que dar la asignatura. Dicho curso, casi por completo online, constará de 50 horas.

Una persona no aprende a programar en 50 horas, menos aún cómo para enseñar a otros. Por otra parte, dudo que precisamente Telefónica, empresa que externalizó por completo sus desarrollos y contrata a otras empresas para esta labor, sea la mejor opción para enseñar a otros a programar. Tenemos muchísima gente muy formada en paro que podría dar clases, profesores universitarios o incluso funcionaros de TIC desasignados con muy buenos conocimientos. No obstante, intuyo que formar bien a los profesores es lo de menos para la Comunidad de Madrid. Es mejor darle una mamandurria a Telefónica y asegurar la “jubilación” de algunos miembros del gobierno, como viene siendo tónica general en el gigante español de las telecomunicaciones.

La informática en este país está copada mayoritariamente por personas con un perfil científico de cualquier área menos la informática. Estas personas saben programar, pero en muchos casos mal. ¿Por qué se hace esto? Porque lo que buscan la mayoría de empresas son programadores lo más baratos posibles. Sólo hay que echar un vistazo a cualquier portal de empleo para ver cómo se contratan programadores sin experiencia por 800€, cuando hasta hace unos años se pagaba como mínimo a un recién titulado más de 1.000€. Y esto sin una crisis significativa en el sector.

En España no se da valor añadido al buen programador, porque, como todo en este país, buscamos el pelotazo fácil, hacer proyectos los más baratos posibles y en tiempos muy cortos. Así pasa, tenemos aplicaciones mal hechas, con código espagueti y que a la larga su mantenimiento cuesta casi más que la propia fase de desarrollo.

Ya existe una pequeña burbuja en la informática, como todo lo que tocan nuestros gobernantes y empresarios que da dinero: Desarrollos inútiles y mal hechos por millonadas, mantenimientos eternos muy costosos...es decir, desarrollar por desarrollar con el único objetivo de sacar el máximo beneficio, y a costa del contribuyente, porque curiosamente en España la mayoría de las grandes empresas del sector viven de proyectos con la administración pública. Un ejemplo sonado fue la web del senado, que después de costar 500.000€ -una cifra que no es descabellada en un proyecto de este envergadura – tenía fallos de seguridad elementales de Cross-site Scripting, y no pasaba los validadores más básicos de páginas web.

En vez de intentar solventar este problema y que España sea un país puntero en desarrollo y nuevas tecnologías, lo que se propone es extender aún más este problema. Convertirnos en un país como Argentina o India, donde sus profesionales tienen salarios muy bajos para que las multinacionales puedan hacer desarrollos por cuatro duros. Telefónica es experta en ello, ya que en su momento cuando externalizó sus desarrollos contrató a Accenture Argentina para realizar esta labor. La diferencia es que en esos países por mucho que cobren poco, los conocimientos de sus programadores están a años luz de lo habitual en este país: Allí cobran poco porque son países en desarrollo. En España se pretende devaluar salarios hasta el nivel de Argentina o India ampliando el perfil de programador a casi cualquiera que sepa hacer una web. Como mano de obra barata no podemos competir con estos países.

Programar una web o una aplicación móvil está al alcance de cualquiera. Sin ir más lejos, cuando yo tenía 15 años hacía webs con lo que aprendí de HTML y PHP por mi cuenta. No necesité ni cursar una optativa, ni mucho menos una FP o una carrera. Ahora bien, con esos conocimientos jamás podría haber hecho una web de gestión grande, donde se trabaja con juegos de datos inmensos alojados en una base de datos, y donde la importancia de que un algoritmo sea óptimo es crítico para los tiempos de respuesta. Un chaval de instituto no va a saber jamás algorítmica, entre otras cosas porque no dispone de los conocimientos matemáticos necesarios, así que difícilmente sabrá si su código es bueno o malo, y en caso de ser malo por qué. Por otra parte, no parece que vayan a recibir formación en bases de datos, así que me pregunto cómo afrontarán el 99% de desarrollos actuales, que tiran contra una base de datos, y como encima optimizarán esos accesos sin conocimientos de álgebra relacional, cosa también habitual cuando atacas bases de datos con millones de registros.

Por tanto, este no es sino la enésima reforma enfocada a abaratar al trabajador español y ponerlo al nivel de países como China. Para ello, van a acabar con uno de los pocos sectores con salud del país que podían generar trabajo de calidad y una clase media sólida. Todo sea por las prebendas asociadas a la burbuja tecnológica que ya han iniciado desde hace años.

Share
3
Jul 13

Second Round: Educación pública

Esta semana pasada comenzó el segundo round de los neoliberales contra todo lo público, crecidos por la crisis y su posición de gobierno.

Primero atacaron a la sanidad. Recortaron en personal, material, en resumidas cuentas, en el presupuesto, para dar un peor servicio y así justificar su mal funcionamiento. Aunque somos uno de los países europeos que menos invierte del PIB en sanidad tenemos uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo, pero aun así el mantra caló y se ha comenzado la privatización de la sanidad en muchas comunidades con la queja tan sólo de trabajadores del sector y el pasotismo del resto de ciudadanos. ¿Y por qué ese ataque? Pues para lo de siempre entre neoliberales, para repartirse un pastel de todos entre sus coleguitas. No hace falta más que ver lo bien que procedieron los antiguos concejales de sanidad en Madrid, Lamela y Güemes, con las primeras externalizaciones de la sanidad en la Comunidad.

La educación - aunque muchos ahora le quiten importancia a que nuestros niños sepan leer y escribir-, es un servicio de primera necesidad, y al igual que todos los demás, resulta muy jugoso para los empresaurios. La ley Wert es otro ataque más a la educación pública, para así más tarde privatizarla. Este ataque de todas formas ya empezó hace muchos años, con la brutal subida del precio de los créditos del año anterior, o el mal llamado Plan Bolonia llevado a cabo por el PSOE, que excluye a los trabajadores de la formación universitaria pública. No obstante, aprovechando la crisis estos del PP han decidido sacar la artilleria pesada.

Las universidades privadas de este país, que no son más que un pozo de niños pijos incapaces de poder aprobar en un centro público, ganan dinero pero no tanto, porque la gente tiene la opción de irse a una universidad pública y aunque se sufra más, puede salir mejor preparado que un niñito pijo y no tener que vender organos en el mercado negro para pagárselo. Eso no gusta. A nuestro gobierno le molesta que un pobre de mierda llegue a ser más en la vida - en formación, luego tened por seguro que el niño pijo, por idiota que sea, llegará a jefe de alguna empresa afín a papá - que uno de los suyos. Además, hay que ganarse los puestos de profesores a dedo y el enchufe de sus nenes en las universidades privadas, así que más vale dar buenas concesiones al sector privado.

Les molesta que puedan amenazarle lo más mínimo su cortijo, y saben perfectamente que no hay nada mejor para desactivar a una sociedad crítica que convertirla en una sociedad de ignorantes y analfabetos. Si además pueden llevarse un puesto en algún centro privado, PROFIT!

mareaverde

Mucho se despotrica sobre el hecho de que se pague el 80% de la matricula de cada estudiante en los centros públicos, y que a algunos encima les demos beca por ser pobres y cubrir así el 100% del pago. ¿Y qué? ¿A cuento de qué tengo que cargarme también la educación pública, mientras estos señores tienen abiertas diputaciones que no sirven de nada más que de agujero negro donde colocar a familiares y amiguitos que chupen de la teta de lo público que tanto critican?

Exigir un 6,5 a un becado y un 5 a un rico es un metodo clasista. Da igual que envuelvan el mojón de mierda con papel bonito y un lazo, no hay manera de tapar el olor que sale del paquetito. Por muchos esfuerzos visuales y estéticos que realicen en cada intervención, ya sea del gobierno o de medios afines, esto sigue siendo una mierda muy fácil de oler.

Pedir como Aguirre - la diosa de la mamandurria, con un hijo y una hermana enchufados en administraciones públicas, y con su carguito de asesora en turismo - que las becas sólo sean para los mejores es un método para no permitir que la educación llegue a todas las clases sociales. Las becas no son un premio para que tu puto niño se compre un coche, sino que para muchos supone la única opción de seguir estudiando.

Aprovechandose de que muchos no saben ni como funciona el sistema de becas, se vende que aquí estamos manteniendo con becas a un montón de vagos y maleantes que no aprueban nada cuando eso es MENTIRA. Es una FALACIA como un camión de grande y cualquiera que haya tenido beca lo sabe.

Cuando yo estudié había que aprobar el 60% -era una ingenieria, de haber sido otra rama serían más- de los créditos correspondientes a cada año. Y creedme, eran muchos créditos. Por no hablar de que dificilmente uno se matricula de los créditos exactos, y toca matricularse de asignaturas extras para llegar al mínimo ¿Son estas condiciones académicas bajas? Puede que algunos piensen que para alguien que sólo estudia es poco, pero cuando uno trabaja la cosa se complica, y lo que es difícil se convierte en titánico.

Yo disfruté dos años de beca. Otro me la denegaron cumpliendo los requisitos académicos por matricularme de medio crédito menos (tenía ese año el 80% de los créditos aprobados) y el siguiente año no pude presentarla porque pese a tener más del 80% de los créditos aprobados, mi matricula del siguiente año tenía menos creditos del mínimo exigido - estaba terminando -. Para colmo de males, muchos becados han tenido que trabajar, aunque sea a tiempo parcial, y ese es mi caso.

Mis padres, que cobraban los dos mil y poco, ya estaban al límite economicamente hablando para poder pedir beca, y era por ello que a partir del primer año sólo me pagaban la matricula, nada de dinero para libros, gastos, etc., cuando mis padres no tienen obligación de mantenerme al ser mayor de edad. Aparte de material, libros, comida, y demás gastos - si vienes de fuera hay que pagar otras muchas cosas - uno tiene aparte que ahorrar, porque a diferencia de lo que se dice, estudiar algunas titulaciones es bastante complicado.

Por mucho que digan lo malo que es nuestro sistema académico en términos relativos, la realidad es que para sacarse una ingeniería - por poner mi ejemplo - en un centro público uno tiene que ser muy bueno. En muchos casos sólo consiguen terminar la carrera un 10-20% de los titulados en primer año. Esto también afecta en la nota que nos da la OCDE, pero nadie lo da como dato en los medios españoles. No obstante, en otros países saben muy bien cual es nuestra situación y es por eso que se rifan a nuestros titulados.

En mi escuela universitaria - vuelvo a poner mi ejemplo porque es el que mejor conozco-, eran pocos los que recibían beca, y ninguno de ellos era un vago que ni aprobara cafetería. A los vagos las universidades públicas los suelen echar en el segundo o tercer año por no cumplir los requisitos de permanencia, así que tampoco tenemos vagos indefinidamente comiendo de ese 80% de matricula que paga el estado. Siempre hemos tenido un sistema de becas injusto, pero con la última reforma que proponen la educación universitaria pasará a ser elitista y clasista.

En mi humilde opinión las matriculas tendrían que ser gratuitas y las becas sólo para gente con necesidades económicas. Ahora bien, si lo que queremos es un sistema de exelencia se me ocurre subir las notas de aprobado de todos a un 8, y no permitir seguir estudiando a nadie que saque como mínimo esa nota de media. Más excelente que esto...pero claro, eso no, porque saben que de hacer eso ni uno de sus difuncionales hijos llegaría siquiera a sacarse el graduado.

Las mejores notas se sacan en centros públicos, ahí tienen los datos, pero se recorta en centros públicos y se mantienen ayudas a los centros privados. De verdad, ¿hay alguien en España que se crea el mensaje de mejoras educativas que nos venden estos mediocres? ¿Alguien no ve que su único objetivo es echar del sistema educativo a las clases bajas y medias? Por primera vez en muchos años, vuestros hijos vivirán peor que nosotros. De hecho algunos ya lo estamos haciendo.

De todas formas, ni siquiera un sistema que de verdad - como el que propongo arriba - prime la excelencia es bueno. En Bachiller saqué una media de 9, y en PAU saqué en torno a un 8, por lo que se puede decir que estoy más capacitada que Aznar, por ejemplo, para ser presidenta del gobierno - estoy aplicando su razonamiento de mierda, yo no opino así tampoco xD - pero es que un sistema de excelencia, el cual seguramente me hubiera venido bien, es injusto y absurdo.

Tampoco hay que olvidar que la gente que estudia son personas, y que a veces esas personas pasan malas rachas y un año empeoran su rendimiento. ¿Tenemos que castigar las equivocaciones de cualquier joven prohibiéndole estudiar?

No queremos una masa de pobres con puestos poco cualificados y unos pocos superdotados - y mucho rico parásito viviendo de los demás - que realicen los puestos importantes. No. La excelencia no se consigue así, se consigue enseñando bien a los estudiantes, formandolos y motivandolos como en otros países, y sacando lo mejor de ellos. Queremos una buena masa de gente formada que trabaje en puestos altamente cualificados, por los que se pagan fortunas. No queremos seguir siendo camareros ni criados de señoritos ricos.

wert-dimision

El sistema educativo es muy malo, pero por culpa de que ustedes, la casta, lo uséis como herramienta para ganar elecciones, en vez de para hacer al país más próspero. Hay que mejorar la selección y formación del personal docente (que magisterio tenga un 5 de nota de corte y sea una mariana es de risa), dar mayores medios, y tener un sistema que premie el aprendizaje y no la competitividad entre los alumnos. Hay que buscar educación igualitaria en donde el hijo de un presidente vaya al mismo centro público que el hijo de un fontanero. De haber tenido una educación así, tal vez ustedes tendrían algo de empatía por el resto del pueblo.

No sobran titulados en España, eso es mentira. Lo que hace falta es un tejido productivo cualificado donde puedan trabajar, algo que genera alergia al tipico empresaurus hispanicus. Si los gobiernos del PP y del PSOE se hubieran dedicado a fomentar empresas que generaran trabajo de calidad y bien pagado, en vez de ladrillo con el que especular, esos titulados ahora tendrían trabajo. Pero la casta política quiere que volvamos a la época de nuestros padres, donde los pobres siempre eran pobres y los ricos siempre eran ricos. Donde la inmensa mayoría de españoles servía y hacía el trabajo sucio de unos cuantos ricos que jamás movían un dedo ni daban palo al agua. Eso es lo que quieren los PPeros - y los del PSOE por omisión - , volver a los antiguos tiempos, donde sus papas, todos ellos buenos españoles franquistas, vivían explotando y maltratando al pueblo.

Señor Wert, ¿sabe usted algo de genética? Imagino que no, igual que de todo, pero bueno, le contaré una teoría a la altura de una nazi, parecida a la que tienen ustedes como dogma de vida, creyéndose superiores a los pobres por nacer en X familia o tener Y dinero. Obviamente para alguien inteligente le parecerá igual de errónea que la franquista o la Nazi, pero tenga presente que muchos más se creerían mi teoría que la suya, por eso de que somos los pobres somos más - un 99% - que los miembros de la casta.

Los perros que nadie quiere y esperan el cariño y atención en una perrera son perros mestizos, hijos e hijas de vete tu a saber quíen. Esos miembros, gracias a que han vivido adversidades mayores que un yorshire de raza, son geneticamente superiores: Más listos, resistentes, sanos, etc. Obviamente entre los perros de raza también los hay que cumplen estas características, pero el hecho de mezclarse entre unos pocos conlleva a que los perros de raza tengan enfermedades, sean débiles y con poca inteligencia. Eso son ustedes, perros de raza, dalmatas enfermos y mediocres que deberían ser sacrificados. Mientras tanto, el resto del pueblo, ese 99%, somos perros mestizos que parecen pulgosos y poca cosa - nada de trajes de corbata caros ni relojes de 4.000 pavos - pero infinitamente más válidos, capaces e inteligentes que la mayoría de la casta de ricos y payasos de la que forma parte.

No hable de excelencia, hable de proteger a animales que, de no haber existido un sistema capitalista como el que tenemos, que protege a los ricos independientemente de su validez, habrían acabado extintos hace mucho. Tenga quidado Sr. Wert, porque teniendo en cuenta que su mano ni siquiera nos da de comer es posible que se la mordamos, pero como somos perros más listos, no le morderíamos la mano, sino el cuello.

En fin, ¿sabe que pasa, Sr. Wert? Que los pobres suelen ser suficientemente listos - si han podido estudiar y tener una buena educación - para saber que mi teoría es una falacia demagógica. Saben que estoy usando el Darwinismo de forma sesgada y sin tener en cuenta cosas como que el número de ricos es suficiente para que todo tienda a una igualación, siendo absurda mi teoría de que son inferiores. Han llegado tarde, señores neoliberales, durante 30 años se dio una mala educación, pero al menos se dio educación a la gente. Ni les engañaría yo, ni ustedes les engañan ahora.

Share