9
Jul 15

¿Hacemos lo que Podemos o hacemos lo que ellos quieren?

La semana pasada Podemos nos sorprendió a todos, inclusive a los miembros que integramos la formación, con un anuncio de primarias para las elecciones generales cuyos avales debían de gestionarse esa misma semana y que se votaría pocas semanas después, en pleno Agosto.

Una corriente importante de simpatizantes de Podemos en los que me incluyo, firmamos una petición para abrir estas primarias a debate (su metodología y fechas). Por ahora han firmado más de 7.000 personas, de los cuales 700 son cargos orgánicos, autonómicos y municipales, de Podemos.

En general las críticas se encuentran sobre todo en la elección de una circunscripción única, que beneficiará como es de esperar a Madrid en detrimento de otras provincias. Así mismo, el hecho de escoger una circunscripción única para votar órganos territoriales, provoca que surjan ciertas situaciones problemáticas, como que aquellos candidatos en puestos bajos, probablemente de grandes ciudades, tengan que representar territorios que ni han pisado.

“La lista de 350 candidatos/as electos/as representa, en la práctica, un orden de prelación para la elección de la provincia y el puesto en el que cada candidato/a quiere concurrir a las elecciones al Congreso de los Diputados. El/la candidato/a más votado/a elegirá en primer lugar la provincia y el puesto en que se quiere presentar. El/la segundo/a candidato/a más votado/a elegirá en segundo lugar, el/la tercero/a en tercer lugar, y así sucesivamente hasta confeccionar el conjunto de las listas de Podemos en las 50 provincias y en las dos ciudades autónomas”

A mí el uso de provincia tampoco me agrada porque como ya he explicado en este mismo medio, la circunscripción provincial es uno de los demonios de nuestro sistema electoral. No obstante, obviar que tanto congreso como senado son cámaras territoriales es un error de grandes proporciones ¿Cómo va a saber un madrileño los problemas y sensibilidades de los vecinos de Melilla? Por tanto, creo que una opción intermedia que contentaría a todos sería la circunscripción autonómica, que es una fórmula igualmente representativa, pero sin la necesidad de utilizar una óptica completamente centralista.

También se ha criticado el ya habitual sistema de lista plancha y que se dé solamente una semana – que prisa hay – para que la gente pida avales y conforme listas alternativas a la de central.

No obstante, lo que se menciona más bien poco y que fue lo que me llevó a firmar la petición de www.podemosesparticipacion.info, es el punto 5.2 del documento de primarias:

"De manera excepcional, el establecimiento de acuerdos con otras formaciones políticas por parte de los órganos de dirección de Podemos podría implicar alguna restricción al conjunto de los puestos abiertos a la disposición de los 350 candidatos/as más votados"

Para mi este punto ya no es que sea antidemocrático, sino que mancilla el propio documento organizativo que el Consejo Ciudadano estatal propuso en Vistalegre, y el que un 90% de los simpatizantes apoyó. ¿Acaso esas supuestas formaciones no pueden presentarse a las mismas primarias que los demás, como todo hijo de vecino?

Como veis hasta el momento el debate no dejaba de entrar en lo normal en formaciones abiertas y horizontales, pero todo esto quedó en agua de borrajas cuando ayer Pablo Iglesias anunció su lista de elegidos para el congreso, desoyendo el debate creado en las propias bases, algo que ya es tónica general desde la asamblea de Vistalegre, todo sea dicho.

Poco importa que esta propuesta tenga casi el mismo apoyo que el Consejo Autonómico de Madrid, porque no suma ese 10% de inscritos inalcanzable, ya que en Podemos consideramos afiliado a cualquiera que se registe en podemos para votar en algún proceso, sea o no activo, sepa lo que pase o no. Esto se denunció durante las votaciones de Vistalegre por muchos, pero por desgracia la gente vota caras y mensajes populistas, no propuestas organizativas. Pablo, que lo sabe mejor que nadie, y el resto de Consejo estatal, deberían tener la altura ética y política de no utilizar este mecanismo que desvirtúa el proceso en su propio beneficio, y haber abierto a debate un tema que, como desde que empezamos en Podemos, de seguro habría seguido siendo su propuesta, ya que la gente no vota propuestas, vota a Pablo.

logo-podemos-pantalla-680x365Un logo que fue muy criticado, pero que describe mucho mejor que el Círculo a nuestro movimiento

Por otra parte, la elección de muchos de esos nombres no podía ser más polémica dentro de las bases, introduciendo personas como Tania Sánchez, que desde Convocatoria por Madrid ha sido causante de la debacle de muchas CUPs y la fragmentación, si no entierro, de muchos círculos municipales. Tampoco gusta ver a los amiguetes de siempre que toman todas las decisiones en central sin preguntar, que han gestionado la campaña autonómica y municipal desoyendo a los círculos - los cuales se supone conocen mejor que la gente de Madrid los contextos de sus municipios y son órganos tan legítimos como central en su ámbito - copando toda la lista. ¿Dónde está Pablo Echenique? ¿Dónde está Teresa Rodríguez? ¿Dónde está la supuesta pluralidad de la que hace gala Pablo con esta lista? Yo por más que busco no la veo.

Todas estas cuestiones no gustan en las bases porque es visto por muchos cómo replicar la política de amiguetes y dedismo que tanto asco nos daba y se suponía veníamos a combatir, otra cosa es, como siempre, los listos que a río revuelto, ganancia de pescadores. Estos autoproclamados abanderados de la ciudadanía pertenecientes a formaciones de vieja política, que llevan 30 años siendo cómplices del saqueo con su silencio y que siempre han rechazado la mano que Podemos les tiende por miedo a perder sus sillones, se dan el lujo ahora de dar lecciones democráticas a Podemos. Es la misma táctica que usaron al extender la idea de que las CUPs sacaron mejores resultados que Podemos, aunque luego cuando uno analiza los datos es todo lo contrario, el éxito sólo tuvo lugar en Madrid y Barcelona y no por las CUPs, sino por el tirón de Manuela y Ada. Muchos ven sus formaciones anacrónicas fuera de las instituciones y poco les importa reventar la alternativa de cambio en este país con tal de seguir copando su pequeña parcela de poder.

El problema es que todas estas situaciones, tanto los problemas en las confluencias, como lo ocurrido ahora con las primarias al congreso, ocasionan que muchísimos integrantes de Podemos abandonen el barco desencantados, al empezar a ver los mismos vicios que hay en las viejas formaciones.

Podemos surgió como una herramienta ciudadana que permitiera hackear el sistema para que se gobernara a favor del 99%. Veníamos también a formar a una ciudadanía que lleva toda su historia acostumbrada a delegar en que otros hagan política, a ser servil con los poderosos. Ese era el objetivo de Podemos, y aunque asaltar las instituciones era un paso fundamental, no era el único objetivo ni se partía con la idea de que hubiera que hacerlo lo antes posible, sin importar la maduración tanto del movimiento como de la ciudadanía española.

Muchos somos los que pensamos, con y sin doctorados en ciencias sociales, que la historia nos demuestra que plegarse a las viejas dinámicas pervierte cualquier movimiento revolucionario, que de nuevo asistiremos a una farsa de apertura democrática que cambiará todo para dejarlo igual, el famoso recambio que criticamos y que parece que nosotros también venimos a instaurar, como segunda pata de un neo-bipartidismo 2.0. Muchos creemos que estamos perdiendo una oportunidad de oro y nos estamos conformando con pasar a los libros de historia como el enésimo fracaso del movimiento obrero en España.

Por mi parte, para ser parte de un neo-PSOE no entré en Podemos y me da igual que ante mí estén figuras como Pablo Iglesias, porque no es más ni menos que el resto de nosotros. Lucharé porque si algo le debo de agradecer a Podemos es que me enseñara que sólo remangándonos y siendo activos se puede revertir la situación en la que vivimos.

Recordando a uno de nuestros primeros eslóganes, ¿Hacemos lo que podemos?, me viene a la cabeza una modificación más acorde con la estrategia actual de nuestra formación: ¿Hacemos lo que ellos quieren?

Artículo publicado en El Boletin:

¿Hacemos lo que Podemos o hacemos lo que ellos quieren?

Share
29
Mar 14

Entrevista Candidatura Podemos a Radio Pirata

1982357_10202214180730846_201202061_n

Este martes la gente de Radio Pirata me han hecho una entrevista para la Candidatura de las Primarias abiertas de Podemos.

Quiero nuevamente agradecerles que me dieran esta oportunidad y desearle mucha suerte a Luis Cuerdo, candidato del Círculo Podemos de Londres.

Share
28
Mar 14

Video de Presentación para las Primarias Ciudadanas de Podemos

1982357_10202214180730846_201202061_n

Os dejo aquí el vídeo de mi presentación para las Primarias Ciudadanas de Podemos.

No me dio tiempo a prepararme el "discurso", así que no es gran cosa, pero mi cuñado grabando y mi novio con la iluminación y montaje han hecho un curro increible.

¡Muchísimas gracias!

Share
25
Mar 14

¿Qué es Podemos?

1982357_10202214180730846_201202061_n

Durante los últimos meses he visto muchos artículos de Podemos, pero ninguno dejaba claro cómo funcionaba realmente este movimiento social, y la mayoría directamente lo definía como el Partido de Pablo Iglesias. Quizás sea porque al no estar dentro y ver el quehacer diario se tiende a encorsetar a Podemos en la imagen típica de Partido Político, donde hay jerarquías y líderes, pero esta imagen poco tiene que ver con podemos.

Aprovechando que formo parte de un Círculo Podemos, quisiera explicar cómo se gestó Podemos, cómo se organiza, y cuál es su meta.

Hace poco más de dos meses, el 17 de Enero, Pablo Iglesias presentó una iniciativa, “Mover ficha: convertir la indignación en cambio político”, que era un método para la gestión de partidos políticos de forma horizontal y abierta, así como unos mínimos programáticos enfocados a la izquierda. Esta propuesta no sólo vino de la mano de Pablo Iglesias, que era la cara visible, sino que muchos otros participaron en su confección: pensadores, politólogos, activistas, escritores, periodistas….

Para tener legitimidad suficiente se pidieron 50.000 firmas vía online, meta que se alcanzó en menos de un día. Esto da buena fe de la necesidad que tiene la ciudadanía de un cambio en el modelo político de este país.

Podemos surgió por tanto como una iniciativa política, no como partido.

Los padres del manifiesto inicial se reunieron con la mayoría de grupos de Izquierda para proponerles seguir esta metodología de cara a las europeas, pero por desgracia ninguno de ellos quiso adoptarla. Por tanto, no quedó más remedio que registrarse como Partido Político e ir por libre.

Podemos tiene un modo organizativo similar al del 15M. Está conformado por un gran número de Círculos que pueden tener carácter territorial o sectorial (autónomos, sindicatos, educación, inmigración…). Los círculos, además, deberán realizar su toma de decisiones de manera asamblearia y no estarán cerrados a nadie, por lo que cualquier ciudadano puede asistir, opinar y votar. En Podemos no hay afiliados, sólo ciudadanos que colaboran con el movimiento.

Para formar un círculo sólo hay que crear una Página de Facebook y avisar a la promotora.

La Promotora coordina con los Círculos: plazos, consejos de autogestión y demás tareas de carácter organizativo, pero el Círculo mantiene su autonomía. Eso sí, los mínimos de la Promotora son el respeto a la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Por ejemplo, yo estoy en el Círculo de Alcorcón – localidad donde resido – el cual se formó hace dos meses cuando uno de nuestros compañeros creó la página de Facebook. Con el tiempo hemos crecido, pero no somos más de quince personas por asamblea. Eso sí, todos vecinos normales que poca o ninguna vinculación tenían anteriormente con la política, y deseosos de que se incorporen más caras al grupo.

Hemos seguido muchos de los consejos aportados por la promotora, pero otros, en cambio, no. La promotora no tiene ni voz y voto sobre el propio Círculo, pero el afán de colaboración y la unión de unas propuestas básicas que todos compartimos, hacen que habitualmente haya un entendimiento entre ambas partes.

Al mes de vida, una serie de expertos formó un programa de mínimos y se dio una semana para que cualquier ciudadano pudiera hacer enmiendas o añadidos de esos puntos. Una vez concluida esta fase, se dio un plazo de un mes para que cualquier Círculo enviara también modificaciones y mejoras sobre el programa. El plazo de esta fase terminó el 23 de Marzo, pero la idea es que dicho programa sea dinámico y siempre reciba cambios y adicciones de la ciudadanía.

Por otra parte, Podemos está también realizando unas primarias ciudadanas abiertas para la confección de las listas europeas. Para ello, el ciudadano que quisiera presentarse debía de ser avalado al menos por un círculo y cada círculo podía avalar como máximo a tres candidatos. Hasta el 18 de Marzo cada círculo envió, en caso de que avalaran candidatos, el acta en el que esta decisión se aprobaba por votación asamblearia.

En el caso de mi Círculo se escogieron sólo a dos candidatos, ya que no hubo más voluntarios. Los dos candidatos no sólo tuvimos que acceder a serlo, sino que teníamos que recibir la aprobación en asamblea de nuestro Círculo.

Los candidatos a estas elecciones no son tampoco candidatos como los que estamos habituados a ver. No son líderes que ordenan y mandan, sino que tienen que firmar un documento que les compromete a obrar en todo momento respetando las decisiones de las bases, así como condiciones sobre el salario máximo a percibir como eurodiputado (no puede superar 3 veces el SMI, por ejemplo).

Por tanto, los representantes de Podemos que irán al Parlamento Europeo son portavoces en la defensa del programa económico, social y político (programa mínimo) y mensajeros de la voz de los ciudadanos que representa.

Durante esta semana los ciudadanos pueden consultar los perfiles de todos los candidatos desde la web de podemos.info, en la sección de Candidaturas, y todos por igual, independientemente de nuestro origen o estatus, podemos recibir el aval de los ciudadanos para ir en las listas de Podemos. Se han presentado nada menos que 141 candidatos.

Lo más importante en estas primarias no son las caras, sino que el mayor número de ciudadanos participen en las votaciones, tanto yendo como candidatos como a la hora de votar. Es de esta forma que Podemos tendrá legitimidad suficiente para representar a la ciudadanía.

Para votar es recomendable consultar los perfiles y meditar mucho el voto. Podemos no sólo pretende cambiar el funcionamiento de los partidos políticos, sino fomentar las actitudes responsables por parte de la ciudadanía. Es por ello que debemos de quitarnos esa manía de votar guiándonos por corazonadas, es decir, por lo bien que nos caiga un candidato. Hay que leer, ver qué opina ese candidato y sopesar si sería un buen portavoz y representante de los ciudadanos.

Podemos necesita de todos para que el cambio sea viable. Si uno no puede presentarse a candidato o colaborar en un círculo presencialmente, siempre puede participar en las votaciones con las que se confeccionarán las listas e interactuar a través de las redes sociales. Porque Podemos no es el partido de Pablo Iglesias, sino el partido de los Ciudadanos.

Por mi parte solo me queda animaros para que participéis en las votaciones online que darán comienzo el dia 27 de Marzo y terminarán el 2 de Abril, e invitaros a que os acerquéis a la asamblea de vuestro Círculo más cercano para que podáis comprobar por vosotros mismos que lo que digo es cierto.

Share
20
Mar 14

Un mundo injusto sólo puede cambiar si luchamos todos

1982357_10202214180730846_201202061_n

Durante los más de 100 años de historia del Capitalismo han habido crisis cíclicas en el trascurso de los años. Además, estas crisis han sido más constantes desde que el capitalismo se desreguló y el neoliberalismo tomó el mando. Actualmente estamos inmersos en una de ellas.

El Capitalismo se basa en dos grandes pilares: el libre mercado y la competencia. Estos conceptos llevan implícitos a su vez una serie de valores éticos: individualismo, egoísmo, codicia y falta de empatía. Las crisis como la nuestra siempre vienen precedidas de épocas donde estos valores éticos están más extendidos en nuestra sociedad.

El Neoliberalismo por otra parte, no es más que el Capitalismo llevado al extremo. Esta corriente nació a mediados del siglo pasado de la mano de Milton Friedman y defiende la desregulación total y la ausencia absoluta de derechos para el trabajador. Según ellos, los mercados se autorregularán por ciencia infusa.

Friedman comenzó a poner su teoría en funcionamiento en la Chile de Pinochet, y más tarde en la Inglaterra de Margaret Thatcher y la USA de Reagan. En todos los casos se privatizaron las empresas nacionales y se empeoraron los derechos de los trabajadores. El resultado fue una mayor brecha entre pobres y ricos y una pérdida de riqueza por pate del estado.

Por otro lado, la historia nos está enseñando que el Neoliberalismo ha ido mejorando sus técnicas con el progreso de la tecnología y la ciencia.

La “ingeniería” económica ha ocasionado una radicalización de estas posturas y de forma, además, difícilmente palpable por el pueblo. Esa es la principal diferencia que tiene la crisis actual con otras pasadas.

Antes se distinguía entre capital, dueño y gestor, y los trabajadores. En cambio, ahora las empresas se conforman por los accionistas (que a su vez pueden ser otras empresas), que son los dueños de la empresa, los gestores, es decir, el consejo de administración, y los trabajadores, que a su vez se subdividen en infinidad de categorías profesionales.

En las empresas actuales los accionistas sólo quieren tener el máximo beneficio a final de año. Estos accionistas pueden despedir a sus gestores si no les gustan los resultados o moverse de un sector a otro de forma muy rápida, aumentándose así visiones muy cortoplacistas donde se busca el mayor beneficio anual individual, no la consecución de empresas sólidas, duraderas y que generen riqueza a la sociedad.

Los ejecutivos, es decir, los gestores, ganan ingentes bonos anuales que les empujan a conseguir el máximo beneficio posible, aunque esto sea a base de despidos, reducciones en la calidad del trabajo o firmando acuerdos y/o proyectos que a todas luces serán perjudiciales a largo plazo (véase las hipotecas subprime).

Los trabajadores dejamos de ser personas y se nos denomina “recursos”. Para ese ejecutivo poco importa si tienes hijos, una casa por pagar, o una enfermedad grave. Sólo importa su bono a final de año, con el que se comprará un nuevo Porche o se pegará unas buenas vacaciones en Copacabana con la familia.

Los trabajadores por su parte sueñan con llegar a ser como ese ejecutivo. Fantasean con una casa en la playa, con un gran coche, con viajes a destinos paradisiacos... Si para conseguir alcanzar esa meta tienen que pisar a otros compañeros no sólo no estará mal visto, sino que seguramente recibirá alguna recompensa en forma de ascenso. El trabajador tiene la sensación de estar más cerca de su meta pero sigue siendo un simple trabajador. Pocos o ninguno llegarán a ser como ese gran ejecutivo, porque a diferencia de la idea que tenía Adam Smith, la igualdad de oportunidad son los padres.

No se lucha en igualdad de condiciones cuando ese ejecutivo cuenta con titulaciones regaladas en universidades privadas, con masters carísimos impartidos en USA, y que además entra en esos órganos de administración sin experiencia directamente (en España se llama enchufe). Tu posición y la de tu familia son determinantes para conseguir estas metas, así que la libertad de oportunidades es un espejismo que nos venden para fomentar esa competitividad insana.

Estas brechas no sólo ocurren entre ejecutivos y trabajadores, sino que también existen entre grandes multinacionales y pequeñas empresas, y entre compañías financieras y productoras de bienes.

Gracias a la “ingeniería” financiera, las corporaciones que más beneficio obtienen son mayoritariamente aquellas que no producen bienes para la sociedad: La Banca.

Los poderes financieros se dedican a sacar márgenes de beneficio moviendo capitales de una empresa a otra (siendo accionistas), o comprando productos de primera necesidad, que luego retendrán y venderán en los picos de mayor carestía. Por tanto, no sólo no aportan nada a la sociedad, sino que roban parte del beneficio a las empresas que fabrican esa riqueza. Si miráis la lista Forbes veréis que las tres empresas más ricas del mundo pertenecen a la Banca, y que entre las diez primeras seis de ellas se dedican a este sector.

Por otra parte, las empresas que realmente producen bienes cada vez son menos (se las comen las grandes trasnacionales), y las potentes además son propiedad casi por completo de los poderes financieros. Sus industrias se encuentran en países del tercer mundo, en lugares donde los derechos humanos son una quimera y pueden explotar a sus trabajadores hasta niveles de semiesclavitud.

Ya no existen aquellas empresas en las que el patrón se preocupaba por su producción y que cuidaba a sus trabajadores para que fueran productivos. Todas esas empresas van desapareciendo o siendo absorbidas por los grandes grupos.

En 2011 un grupo de economistas y estadísticos de Suiza publicó un estudio el que se realizaba un seguimiento de nada menos que 43.060 multinacionales. En este estudio se constató que apenas 737 de ellas controlaban el 80% del valor accionarial total. Además, el 40% del valor de todas las trasnacionales del mundo pertenece a un pequeño grupo de 147 empresas, de las cuales tres cuartas partes son entidades financieras. Es decir, la riqueza mundial se encuentra en mano de unos pocos.

Si además tiráramos un poco más del hilo de esos grandes grupos seguiríamos encontrándonos más y más empresas tapadera, muchas de ellas con paso previo por un paraíso fiscal. Es muy difícil seguir estas trazas, pero muchas de ellas nos llevan a unas pocas familias que dominan el mundo. ¿Quiénes? Pues solo hay que mirar quienes son los dueños del Fondo de Reserva Federal de USA: Goldman Sachs, Rockefeller, Lehman, Loebs, Rothschild, Morgan, Warburg, Lazards, Moisés Seifs...

Estos grandes grupos para más inri no sólo ganaron dinero con la burbuja, sino que lo siguen haciendo en plena crisis. Aprovechan las privatizaciones para seguir haciendo negocio a precios de ganga.

En un mundo capitalista el poder se adquiere por medio del dinero, por lo que estos grandes grupos son las instituciones con mayor influencia del mundo. Pueden variar el rumbo de la economía mundial a su antojo, y tienen dinero y puestos de sobra con los que sobornar políticos.

Por ejemplo, el ayuntamiento de Madrid ha vendido toda su bolsas de viviendas a un fondo buitre por poco más de 70.000€ por vivienda. Dicho fondo buitre, Cerberus Capital Management, es propiedad del expresidente de Lehman Brothers, y está asociada con Poniente Capital, empresa donde ocupa un buen cargo de responsabilidad el hijo de Aznar y Botella.

Otro caso destacable es el de la sanidad. Tanto Capio como Ribera Salud, las dos empresas dominantes de la gestión privada de la sanidad, pertenecen a un gran fondo de inversiones, CVC. Tanto en Capio como en Ribera encontramos en los puestos de administración familiares o allegados al gobierno, como el marido de Cospedal.

Resumiendo, seguimos como en el Medievo. Unos pocos poderosos ordenan y acumulan la riqueza del mundo, mientras el 99% tenemos que servirles.

Esta crisis no es económica, sino de moral. Si queremos dejar de sufrir tantas injusticias y maltrato tenemos que variar nuestra propia forma de pensar.

Los trabajadores somos la verdadera fuerza de trabajo, los que producimos y hacemos progresar esta sociedad. Botín podrá conseguir grandes acuerdos comerciales o tener información privilegiada que le lleve a realizar operaciones comerciales muy beneficiosas, como la venta del activo inmobiliario de su banco poco antes de explotar la crisis. Obviamente esa visión es útil para una empresa pero, ¿de qué sirve esta visión empresarial si no hay empleados que realicen el trabajo? ¿Es justa esta brecha brutal entre unos y otros?

Somos el 99%, los que realmente generamos la riqueza y movemos este mundo. Hace más de un siglo nuestros antepasados consiguieron una jornada laboral de 8 horas y mayores derechos gracias al avance de la ciencia y la tecnología. Con las máquinas se conseguía producir más y en menos tiempo. Éste campo ha seguido avanzando durante este tiempo, pero el margen de beneficio, tanto de horas como de sueldo, no se ha repartido entre los trabajadores, sino que nutren a los grandes empresarios.

Si distribuimos la riqueza de forma equitativa todos podremos vivir con dignidad. Un tercio de la comida mundial se tira para poder tener precios altos en los alimentos, cuando con esa comida desperdiciada podría comer todo el tercer mundo.

Quizás no haya Ferrraris circulando por nuestras autopistas, ni grandes mansiones en primera línea de playa, pero tampoco veríamos mendigos durmiendo en la calle ni familias haciendo cola en comederos sociales.

Algunos dirán que no hay otro sistema posible, pero esos deberían preguntarse qué habría sido de la Revolución Industrial si sus antepasados hubieran pensado de esta forma.

Hay fórmulas como las cooperativas de trabajadores que han demostrado en muchas ocasiones que son soluciones distributivas de la riqueza y donde, además, la productividad de los trabajadores (que a su vez son los dueños) es infinitamente superior.

La tecnología también es una herramienta útil para nosotros. A través de aplicaciones informáticas e Internet podemos construir una Democracia Participativa y Directa. La oligarquía actual no nos lo pondrá fácil, pero hay que luchar por conseguir un futuro más justo.

¿Cuál es la clave? La colectividad, la Unión. Un solo individuo no puede hacer nada para cambiar las cosas, pero muchos juntos pueden mover el mundo. Tenemos que volver a los antiguos valores de la Solidaridad, el Colectivismo, el Altruismo, el Compromiso social...Esa es la solución.

Podemos pretende ser esa alternativa a al sistema. Gracias a la unión de los ciudadanos bajo un proyecto común podremos cambiar el sistema, podremos conseguir que el mundo sea más justo. ¡Lucha tu también por el cambio! ¡Participa en Podemos!

Share
18
Mar 14

Carta de Presentación como candidata a las Primarias Ciudadanas de Podemos por el Círculo de Alcorcón

1982357_10202214180730846_201202061_n

Mi nombre es Mar Millán, tengo 27 años y soy originaria de Tenerife. Me diplomé en ingeniería Técnica en Informática de Sistemas en la Universidad Politécnica de Madrid y trabajo como programadora senior en una consultora informática. Actualmente vivo con mi pareja en Alcorcón.

Como la gran mayoría de trabajadores y jóvenes de este país vivo sin saber que será de mí el día de mañana, sin posibilidades de alcanzar mis metas y sin un futuro claro que pueda permitirme cosas tan locas como formar una familia.

Soy una más. Alguien que pertenece al 99% y está cansada de tantomaltrato. Poco importa el nombre, el origen o la condición de los cada uno. Poco importa quién sea yo. Podemos no va de eso.

Somos millones los desheredados por este sistema. Los que con nuestro sudor movemos este país día a día para poder pagar los desmanes de los grandes poderes financieros. Personas que se han ganado la vida dignamente y nunca han vivido por encima de sus posibilidades. Ciudadanos que vemos como sistemáticamente nos privan de nuestros derechos humanos más básicos, para que una oligarquía de políticos y poderosos puedan seguir viviendo en la abundancia.

Más del 50% de los jóvenes se encuentran ahora mismo sin un trabajo y muchos de ellos se ven obligados a emigrar a otros países como mano de obra barata. Curiosamente muchos de los países destino suelen ser los mismos que guían los designios de estamentos no-democráticos como la Troika, el BCE o el FMI. Esos países, al igual que el nuestro, están gobernados por políticos a los que sólo les importa salvar las empresas que más tarde les darán puestos de responsabilidad en sus consejos. El perjuicio ocasionado a sus propios conciudadanos les trae sin cuidado.

700.000 hogares españoles carecen actualmente de ingresos y no cuentan con la protección de ningún gobierno. Los que tienen algún ingreso, o bien es en negro, obligados por los empresarios que ofrecen estas condiciones, o tienen contratos en los que los derechos son papel mojado.

Los que gobiernan Europa quieren países del tercer mundo donde las grandes empresas de sus regiones puedan ofrecer productos a precios “competitivos”. El problema es que para competir con países como China o Bangladesh hay que tirar a la basura los Derechos Humanos por los que tanto lucharon nuestros antepasados. La Troika, el BCE y el FMI nos demuestran día tras día que esa es su hoja de ruta, y que prefieren defender los márgenes de beneficio de los empresarios que la dignidad de los ciudadanos.

La Democracia es una forma de organización social donde las decisiones las toma el conjunto de la sociedad, pero en España y en Europa no se gobierna según los designios de la población, por mucho que nos digan que vivimos en Democracia.

Cada cuatro años damos el aval para que un partido gobierne sin contar con nuestra opinión. Estos regímenes despóticos cuatrienales aparentan ser diferentes, pero en momentos de crisis como ésta podemos percibir mejor que nunca que todos están controlados por los mismos, por los grandes
poderes empresariales y financieros.

Es hora de que el gobierno sea por y para los ciudadanos., que seamos nosotros los que decidamos nuestro propio destino. Tenemos el derecho y la obligación de volver a soñar, de pensar que un mundo más justo es una meta alcanzable.

Con las nuevas tecnologías una democracia directa es posible. Se pueden construir herramientas vía Internet donde los ciudadanos puedan proponer, cambiar y decidir lo que hará su gobierno. No obstante, los partidos políticos existentes no sólo no fomentan esta vía, sino que la intentan coartar con Leyes Sinde y pro-AEDE.

Es por ello que tenemos que cambiar el sistema desde dentro, formar un partido donde se tomen las decisiones de forma horizontal y abierta. Un partido que muestre que otra forma de hacer política es posible y que en un futuro pueda tener poder suficiente para cambiar este sistema sin recurrir a la violencia.

Por tanto, los candidatos no somos más que simples portavoces de lo que los ciudadanos decidan votar a través de estas herramientas, y nuestra única meta debe de ser siempre un futuro donde no haga falta delegar tu responsabilidad en otros.

Al menos eso es lo que buscamos desde el Círculo de Alcorcón, y me siento halagada de que mis compañeros quieran que represente estos valores. Gracias.

Twitter: @marmillang
Facebook: Mar Millán García
Blog: www.informaticafrustrada.es

Share