24
Jul 13

Nos gobiernan fundamentalistas

A veces cuando leo los titulares mañaneros me pregunto si realmente estoy soñando que vivo en tiempos de Franco, o si quizás lo que había vivido hasta ese momento era un sueño futurista y realmente soy mi señora abuela.

No, no estoy fumada, aunque sí que es verdad que noticias como la que dio esta semana el ministerio de sanidad, en el que anunciaban que dejarían de subvencionar la reproducción asistida para madres solteras y lesbianas, me pegan un buen pelotazo, digno del mejor y más potente LSD.

La excusa es reducir el gasto, pero no nos engañan, esta medida es una decisión moral que nos lleva de vuelta a un pasado en blanco y negro, pero que deja entrever el azul de las camisas nuevas de estos señores

¿Acaso no hay partidas más prioritarias para recortar? ¿Por qué no se recorta cualquier ayuda en este concepto – aun así estaría fatal – sino que sólo se hace con mujeres que no forman una pareja católica, apostólica y romana, y como diría el presidente, como dios manda?

cristofascistas-ateosNo, esto es un atentado contra las libertades individuales, y espero que esté molestando a esa legión de supuestos liberales que votan al mismo partido que conforman cristofascistas como los que nos gobiernan.

Esto es un regalo a la iglesia, como tantos otros, porque ya no sólo tienen un trato de favor con ella pagándole subvenciones que nunca recortan (mientras que en Sanidad y Educación no se cansan de hacerlo), sino que ahora también legislan y recortan siguiendo como guía la Biblia.

Ya lo hicieron intentando prohibir, o al menos limitar, el aborto, para alegría de cuatro fanáticos católicos (aunque según cifras de delegación del gobierno son 50 millones). Ahora toca no permitir que sean parejas de herejes y pecadores los que traigan niños a la vida, esa vida que tanto adoran por otra parte, demostrando una vez más que no hay nada más esquizofrénico en nuestros tiempos que ser religioso.

Eso sí, Dolores de Cospedal y Alicia Sánchez Camacho sí pudieron ser madres solteras, porque como buenos cristofascistas y opuseros creen que las leyes divinas sólo son aplicables a los pobres. Volvemos pues a aquellos tiempos donde los ricos, por medio de las bulas papales, podían cometer todo tipo de pecados. Lo dicho, no haber nacido pobre.

Por otra parte, la reacción contra los escraches pacíficos ante la puerta del ministerio de sanidad por parte de la policía, que no fueron otro que solucionar todo de la única forma que parece que entienden sus cortas mentes, es decir, a ostias, refuerza todavía más esta visión de que la medida es un recorte contra nuestras libertades y derechos fundamentales.

Decía el otro día la ministra Ana Mato, que no tener varón no era un problema médico. Ale, con dos cojones, aunque tampoco sorprende cuando tiene los ovarios tan fértiles como para asegurar que no recordaba como apareció de repente aquel Jaguar de su marido en el garaje, ni como se pagaron las comuniones y fiestas de cumpleaños de sus hijitos.

ana-mato-burka

Por otro lado, los palmeros del PP defienden lo indefendible diciendo que no se reconoce en ninguna ley el derecho a tener hijos, así que el estado no está obligado a sufragarlo.

En ese caso, entiendo yo que tampoco era un problema sanitario que Cospedal careciera de pene que la fecundara, y ya puestos, viendo lo visto, si el hombre de una pareja heterosexual es estéril, tampoco es un problema médico que tengamos que sufragar, y lo que tendrá que hacer la mujer es irse a buscar una polla fértil a otro sitio.

¿Quieren que seamos mujeres infieles? ¿Qué vivamos en pecado como hizo Cospedal, mujer divorciada y casada por segunda vez por lo civil? ¿Se lo han mencionado a su jefe Rouco? ¿Le parece bien? ¿Qué ha pedido a cambio? ¿Una partida de niños menores de 12 años con destino a su diócesis?

Por otra parte, que no le parezca prioritario a este gobierno de anormales ni tampoco a la iglesia, tan preocupada siempre por el don de la vida, la natalidad de este país, tiene cojones.

Somos el país de Europa y uno de los primeros en el mundo con menor natalidad (pongo un link católico, que así es más irónico), y muchos de nuestros problemas a la hora de sostener el sistema de pensiones es debido a que tenemos una sociedad muy envejecida, pero recortamos la fecundación asistida, no vaya a ser que una lesbiana tenga un hijo fuera de la iglesia, un hijo por otra parte que jamás tendrá probabilidad alguna de pasar por las manos lascivas de un cura.

A lo mejor estamos directamente legislando siguiendo el Levítico, y estamos más bien realizando ya sacrificios ante Dios para que nos saque de la crisis, ya que eso de rezarle a la virgen del Rocío no funcionó.

Pero bueno, esto es lo que pasa por votar a fundamentalistas católicos. Una vez más, disfruten lo votado. A los demás: collejear a vuestros amigos peperos.

Share
5
Mar 13

La España del Lazarillo

Acaeció que, llegando a un lugar que llaman Almorox, al tiempo que cogían las uvas, un vendimiador le dio un racimo dellas en limosna.

Acordó de hacer un banquete, así por no poderlo llevar como por contentarme: que aquel día me había dado muchos rodillazos y golpes. Sentámonos en una valladar y dijo:

-Agora quiero yo usar contigo de una liberalidad,y es que ambos comamos deste racimo de uvas y que hayas de él tanta parte como yo. Partirlo hemos de esta manera: tú picarás una vez y yo otra, con tal que me prometas no tomar cada vez más de una uva.

Yo haré lo mismo hasta que lo acabemos, y de esta suerte no habrá engaño.

Hecho así el concierto, comenzamos; mas luego al segundo lance, el traidor mudó propósito, y comenzó a tomar de dos en dos, considerando que yo debería hacer lo mismo. Como vi que él quebraba la postura no me contenté ir a la par con él; más aún pasaba adelante: dos a dos y tres a tres y como podía las comía. Acabado el racimo, sostuvo un poco el escobajo en la mano, y, meneando la cabeza, dijo: -Lázaro: engañado me has. Juraré yo a Dios que has comido las uvas de tres a tres.

-No comí -dije yo-; mas, ¿por qué sospecháis eso?

Respondió el sagacísimo ciego:

-¿Sabes en qué veo que las comiste de tres a tres?

-En que comía yo dos a dos y callabas."

Share