8
Mar 16

Otro 8M sin igualdad

Otro 8 de Marzo. Otro día de la Mujer que pasa por nuestro calendario sin que las cosas cambien.

Seguimos cobrando menos, un 18,9%, y los puestos de dirección siguen siendo para nosotras terreno vedado, habiendo solamente un 4% de directivas mujeres pese a que actualmente se licencian más mujeres que hombres en la universidad española, y con mejores calificaciones.

Seguimos ocupándonos casi en exclusiva de la crianza de los hijos, y lo que es peor, con una de las bajas por maternidad más precarias de Europa, de tan sólo 14 semanas.

Y el mayor drama de todos: pese a la Ley de Violencia de Género de hace 12 años, seguimos teniendo decenas de asesinadas por violencia machista: cincuenta y siete en 2015, once en lo poco que llevamos de año.

we-can-do-it

Celebramos todos los años el Día de la Mujer, pero nada cambia. Nos dan una rosa, porque somos seres débiles, nos montan manifestaciones y actos, hacen homenajes a las grandes figuras del feminismo y llenan informativos con reportajes llenos de datos, pero, una vez pasa el día, nadie se acuerda de las injusticias que hoy se destacan. ¿Qué tal si nos ponemos manos a la obra el resto de 364 días del año?

Necesitamos revisar la Ley de Violencia de Género y ver en que falla, porque obviamente es insuficiente a la hora de acabar con la lacra de la violencia machista.

Necesitamos legislar para que los salarios de las mujeres jamás sean inferiores que los de los hombres, así como obligar a las empresas a tener cifras paritarias en todos sus puestos.

Necesitamos también, no sólo las mujeres, sino los hombres también, bajas de maternidad y paternidad más amplias y compartidas de forma obligatoria. Que la crianza de nuestros hijos sea de verdad cosa de dos, y no siempre recaiga en nuestras espaldas.

Necesitamos una educación que instruya a nuestros jóvenes sobre la importancia y necesidad de tener una sociedad igualitaria: en colegios, institutos y universidades. Para eso también necesitamos profesores que no relaten temarios como loros, sino profesores concienciados y comprometidos que se crean sus propias enseñanzas.

Necesitamos también menos programas, películas y anuncios que cosifiquen a la mujer y la releguen exclusivamente al terreno de la sexualidad.

En resumidas cuentas, necesitamos trabajar día a día en traer la igualdad a la sociedad, pero no con palabras, sino con leyes y formación. Y sobre todo, tenemos que ser nosotras las que nos empoderemos y luchemos de forma activa por ello, porque no se puede crear un marco igualitario que nos tenga en cuenta si no es a partir de nuestras propias manos.

Artículo publicado en El Boletin:

Otro 8M sin igualdad

Share
25
Nov 14

25N: Aún nos queda mucho camino por recorrer.

Hoy, 25N, es el día Internacional contra la Violencia de Género, y aunque la lucha contra esta lacra debe de ser diaria, nunca está de más que existan estos días para sentarnos a hacer balance de lo conseguido hasta ahora y de los retos que nos quedan.

Que la sociedad está más concienciada sobre la violencia de género es un hecho. Desde hace ya más de una década los movimientos sociales y los medios de comunicación se volcaron en visibilizar este drama y el bombardeo constante de información dejó huella. La gran mayoría de la población actualmente rechaza la violencia: Si vemos un episodio de violencia de género en la calle no dudaríamos en llamar rápidamente a la policía o defender a la víctima, mientras que hasta no hace demasiado la gente dejaba que “cada uno arreglara sus problemas domésticos”.

Las víctimas por su parte cada vez tienen menos miedo a denunciar a sus maltratadores, en gran medida gracias a Ley contra la violencia de género. Ésta asegura que los maltratadores pasarán automáticamente a la cárcel y que las víctimas contarán con la protección y cuidado del estado necesarios. En muchos casos el hecho de depender de sus maltratadores, ocasiona que muchas víctimas se mantengan en silencio. La ley de igualdad también ha ayudado equiparando los derechos de la mujer en el trabajo y dándonos mayor independencia.

Como digo hemos avanzado bastante, pero aún nos quedan muchas cosas en las que seguir trabajando y mejorando.

Las cifras de maltrato de género siguen siendo prácticamente las mismas desde los últimos 10 años, por mucho que hayamos avanzado en la lucha contra la violencia de género. En parte esto es debido a que los medios que ofrece el estado siempre han sido escasos – está muy bien hacer leyes pero sin dotaciones es como no hacerlas – y más en los últimos años.

Por otra parte, está surgiendo un peligroso repunte machista, en muchos casos en gente joven, precisamente por culpa de que algunos mecanismos de la Ley de Violencia de Género pueden crear situaciones del todo injustas.

Es una necesidad que al denunciar el posible maltratador ingrese automáticamente en un calabozo, que la víctima se le lleve a centros de acogida, etc. Aunque para algunos parezca “injusto” porque no es lo habitual en otro tipo de agresiones, hay que tener en cuenta el peligro que soporta la víctima al denunciar en los casos de violencia doméstica. El problema no son estas medidas cautelares, sino que no se castigue de forma ejemplar a quien hace uso de ellas de forma ilícita.

Habría que castigar duramente a las mujeres que denuncian falsamente por malos tratos a sus parejas. Estas denuncias son prácticamente marginales en el total, pero por desgracia hacen mucho daño al ser utilizados por determinados colectivos para satanizar la ley de igualdad y por ende a la mujer.

No hay cosa más repugnante y deleznable que una mujer utilizando los recursos de otras mujeres maltratadas para hacer daño a otra persona. Esta gentuza no diré que merece la pena de un maltratador, porque obviamente no son delitos equiparables, pero deberían de pasar unos cuantos años a la sombra. Si una mujer denuncia a un hombre de malos tratos y se demuestra que ese hombre es inocente, acto seguido la propia fiscalía debería abrir diligencias contra la mujer, y en caso de ser ésta culpable, como digo, aplicar penas contundentes.

Por otra parte, la Ley de Maltrato de Género se hizo pensando exclusivamente en las mujeres y no tuvo en cuenta a otros colectivos maltratados a parte del femenino.

25n

Los hombres también sufren violencia, la cual también debemos perseguir al igual que la violencia machista. Las parejas de gays, por ejemplo, no se les aplican las mismas medidas, ni tampoco a los hombres heteros maltratados por sus mujeres (que los hay). Este es uno de los frentes donde más nos queda por hacer. Basta buscar fotos del 25N, como he estado haciendo para este artículo, y ver como el violeta y los símbolos femeninos copan por completo Google. Es lógico en parte porque principalmente la violencia de género la sufre la mujer, pero no podemos olvidarnos, como digo, del resto de víctimas.

En cuanto a la tan criticada ley de Igualdad, creo que es muy necesaria, pero debería de sufrir algunos cambios que la hagan tender precisamente a eso, a la igualdad, y no a la discriminación positiva como hasta ahora. Sigo creyendo que el tener un 50 / 50 de hombres y mujeres en el trabajo tiene que seguir manteniéndose, hasta que se normalice la situación de las mujeres, pero habría que ir más allá. Por ejemplo, uno de los mayores hándicap de la mujer en el mundo laboral es que puede quedarse embarazada. ¿Por qué no introducimos un periodo de maternidad que sea compartido de forma OBLIGATORIA por igual entre el padre y la madre?

Por último hay otro factor que ocasiona este repunte machista y debemos atajar: la influencia de determinadas culturas y creencias claramente machistas.

Se puede respetar una cultura y acoger a la gente que viene de fuera, pero no se deben permitir tradiciones bárbaras como la sumisión de la mujer en algunas corrientes islamistas. Hay que perseguirlo, sí, pero sobre todo educar a esos colectivos de que nada tiene que ver el maltrato con sus raíces e identidad.

Cuando hablamos de víctimas de violencia de género pocas veces tenemos en cuenta a los millones de mujeres y gays que están sufriendo brutalmente la violencia de género en países fundamentalistas.

Se bombardeó Afganistán y ahora se hace con el Estado Islámico, pero jamás movidos por las lapidaciones y torturas atroces que sufren estos colectivos. Los talibanes maltrataban mujeres y gays cuando eran grandes combatientes en Rambo II, igual que cuando occidente les bombardeó en busca de Bin Laden. Hay países como Arabia Saudí, una de las mayores dictaduras absolutistas que existen y donde menos se respetan los derechos de género, de las que nadie dice nada, porque tienen petróleo y nos lo venden.

Como veis, queda un camino larguísimo con muchos retos, pero tenemos que ser cada uno de nosotros, los ciudadanos anónimos, los que persigamos esta lacra.

Si en la casa de al lado se viven episodios violentos no te calles y denuncia. Si tienes una amiga que ha denunciado a su ex falsamente de maltratos y te lo confiesa, denúnciala. Si tienes un amigo que sufre malos tratos de su pareja pero tiene vergüenza de denunciar, dale todo tu apoyo y fuerzas para que dé el paso. Si sabes de países donde se vulneran sistemáticamente los derechos humanos y de género, pídele a tu gobierno que intervenga, que para eso estén las misiones internacionales, no para enriquecerse expoliando a otros.

Como todo cambio social, es necesaria la colaboración de TODOS para que dentro de 20 años las cifras de maltrato de género sean 0.

Vamos por el buen camino. Sigamos trabajando como hasta ahora.

Artículo publicado en El Boletin:

25N: Aún nos queda mucho camino por recorrer (El Boletin)

Share
11
Jun 13

Neomachismo: Callando bocas

Este fin de semana volví a ver El Objetivo, el programa de Ana Pastor. Para el que no lo haya visto el programa consiste en coger una declaración de un político y por medio de datos desmentirla o confirmarla.

A mi es un programa que me gusta y me parecía necesario, aunque su lugar debería ser la televisión pública (ahora secuestrada por el jodecanales de Somonano) y no un canal privado, que viendo como somos los españolitos lo mismo su share es marginal y lo cancelan.

Pero bueno, a lo que iba, Ana Pastor tuvo la bondad de hacer un análisis, con relación de las declaraciones del mal actor y aun peor político Toni Canto (UPyD), sobre las cifras de denuncias por maltrato.

Una cifra que se me quedó grabada a fuego: un 0,1% de las denuncias por maltrato son falsas. Se dieron otros datos que desmintieron aún más si cabe sus declaraciones sobre el tema, pero me quedaré con ésta, que es la que me tocó la fibra.

meneame

En Menéame últimamente es raro no hacer un comentario sobre este tema de manera racional y no llevarse un saco de negativos, pero como el karma me la pela ahí sigo, dando por saco a los neomachistas que habitan el portal de noticias. Aun así una se pregunta si, viendo que mi punto de vista es tan minoritario, no estaré equivocada, pero datos como éste me despejan las dudas.

 

Han llegado a portada infinitas noticias sobre denuncias falsas (parece que todo el 0,1% de denuncias falsas llega a portada), pero las noticias contrarias a esta ola de satanización hacia las mujeres, como por ejemplo ésta, o ésta otra que envié yo, son rápidamente votadas negativo y tiradas abajo.

Es curioso que este portal, caterva de gente super liberal, culta y, en resumidas cuentas, tan awesome, tenga una mayoría con un discurso igual de rancio y trasnochado que los que justifican la violencia de género. Ellos se creen moralmente por encima de eso y se cubren de una aureola de igualitarios, pero la única diferencia entre el machista de toda la vida y ellos es que estos meneantes usan datos sesgados y manipulados (que ni se molestan en consultar) para argumentar su odio hacia la mujer. Vamos, son más refinados, pero nada más. La desgracia es que, como comento arriba, son mayoría, y sólo hay que ver el número desproporcionado de noticias sobre este 0,1% y sus correspondientes comentarios.

Se argumenta que la violencia doméstica no tiene por qué ser contra la mujer, o que muchas denuncias se retiran, así que la cifra del 0,1% no es válida.

Podemos ponernos todo lo correctos que queramos, pero la violencia, por cultura e historia, mayoritariamente la ejerce un hombre contra una mujer. ¿Puede ejercerla contra los hijos? Claro, pero de normal el que es capaz de maltratar a sus hijos ya lo hace con su mujer. ¿Puede maltratar un hombre a otro hombre? Claro, pero no es lo extendido y tampoco comparable, porque una ostia la encaja mejor (y la devuelve) un tío que una tía, y podrán ponerme verde esos correctistas, pero es la puta verdad, y cualquier tía que lea esto podrá corroborarlo. También habrá mujeres que maltraten a sus maridos, pero en términos de violencia física el número es irrisorio, y aunque está igual de mal, una tía de un golpe no puede matar a su pareja, mientras que un tío sí.

violencia-género

Las denuncias retiradas, por otra parte, dudo que sean las de esas malignas mujeres que tienen todo de cara para hundir la vida de un hombre. Si tan fácil les resulta y tan malas e hijas de putas somos las tías, ¿por qué retirarlas? ¿No será que las que retiran denuncias son precisamente aquellas que lo hacen por miedo, o porque vuelven con sus parejas maltratadoras? Pediría a todos esos meneantes que tanto saben de todo, que aplicarán en este caso el principio de la Navaja de Ockham, que a muchos se les llena la boca con ella cuando hablan de noticias de ciencia, pero ni se les pasa por la cabeza aplicarla en el resto de facetas de la vida.

Por otra parte, esta opinión que doy aquí en mi blog, y que es una opinión igual de respetable que otra, es sistemáticamente votada negativa (recordemos que en menéame el voto negativo es para comentarios que faltan al respeto, spam, etc. pero que al final todos nos pasamos por el arco del triunfo), es más, mucho poseedor de la verdad encima te acusa de feminista (como algo peyorativo), hace un alegato demagógico digno de cualquier político del PPSOE, y termina con un “ves como sois muy malas...”

Efectivamente yo soy feminista, ya que deseo la igualdad entre hombres y mujeres y lo más gracioso, estoy en contra de muchos puntos de la ley de igualdad (Feminista != Feminazi)

Para mas cojones, tengo un familiar cercano que ha sido denunciado por una “tipa” (por ser suave) falsamente por malos tratos y abusos, y gracias a los vacíos de la ley contra violencia de género, ese familiar no puede ver a su hijo y ha tenido hasta que sufrir noches de calabozo sin ton ni son. Ahora bien, considero que ha sido mala suerte encontrarme con una de ese 0,1% de hijasdeputa que hay sueltas por España. La mayoría de mujeres no tendrían estómago para utilizar recursos destinados a mujeres maltratadas con el único fin de joder a su pareja. Pensar lo contrario es simple misoginia.

Puedo estar a favor de que se modifiquen puntos en esta ley, o que se sea mucho más dura con aquellas mujeres que realizan denuncias falsas, pero de eso a pedir que se quite la ley de igualdad, la cual ha salvado muchas vidas y ha conseguido que la mujer haya mejorado sus condiciones sociales (aunque sigan siendo inferiores a las de los hombres en muchos aspectos), o realizar la aseveración de que T_D_S P_T_S, hay un trecho.

Últimamente esta ola ya llega a puntos surrealistas. Ayer mismo, en un meneo que hablaba de la multiorgasmia masculina, hice un par de comentarios sobre la multiorgasmia femenina que se llevaron negativos y sigo sin saber por qué. Es tal el odio a la mujer por gran parte de los meneantes que últimamente decir algo en plan “las mujeres X y los hombres Y” es motivo de persecución y escarnio en la red. De verdad, me dan ganas de dejar de visitar esta web, igual que ya dejé de visitar algunos foros de Mediavida por lo mismo.

Al final he llegado a la conclusión (aquí viene el comentario políticamente incorrecto), de que el problema es que “Internet is full of virgins” xD.

Es decir, hay mucho internauta que para él las tías son como el monstruo del Lago Ness: Han oído hablar de ellas, pero no han tratado con ninguna.

Amiguitos misógenos, que folléis sólo los años bisiestos y muchas tías os hayan dado calabazas no sirve como baremo para medir el hijoputismo de una tía, y menos aún para extrapolar esta actitud en temas tan serios como el maltrato de género. Ya de paso, pensad si el hecho de que no hayáis vistos un par de pechos fuera de una pantalla en años es culpa de las tías, que son muy malas, o culpa de vuestra actitud. Ya sabéis, la Navaja de Ockham 😉

Share